Posted on in sailing

La semana pasada tuve la oportunidad de participar en la regata de la Ruta de la Sal, en su modalidad sur, saliendo desde Denia hacia Ibiza en la Goleta Tirant Primer. Bueno en realidad no participamos activamente en la regata sino que acompañamos a las embarcaciones que participaron en la regata hacia Ibiza y cuando cayó la noche y debido a la falta de viento nos fuimos directos a San Antonio de Portmany.

Bueno a ver que me adelanto. Lo de salir con la Goleta Tirant era algo que tenía pendiente del año pasado ya que en verano intenté salir a navegar hacia tierras alicantinas pero se canceló la salida y me quedé con las ganas. Este año al ver que se planteaba la actividad no me lo pensé dos veces y me apunté. La Goleta Tirant Primer es el buque escuela de la Generalitat Valenciana y tiene como principal objetivo la formación y difusión del mundo de la vela. Es decir las salidas con la Goleta *no se plantean como un charter náutico sino como una oportunidad para aprender los diferentes aspectos de la navegación a vela.

Goleta atracada en la Marina Real

El primer día hicimos el traslado de la Goleta desde la Marina Real Juan Carlos I, al norte del puerto de Valencia hacia el Club Náutico de Denia, desde donde se hace la salida de la ruta sur de la regata de la Ruta de la Sal. La ruta norte sale desde Barcelona y ambas tienen su llegada en la isla de Ibiza en San Antonio de Portmany. Salimos tarde, sobre las seis y llegamos a Denia más o menos a las doce de la noche. Aún dio tiempo de tomar una copa pero sin trasnochar mucho, aunque al día siguiente no teníamos que madrugar demasiado ya que la regata tenía su salida oficial a las 2 de la tarde.

Noche de navegación

El siguiente día nos levantamos a una hora prudente ya que Alberto, el director de la expedición, aprovechó la visita a Denia para enseñar la Goleta y explicar su funcionamiento a algunos grupos que se acercaron a ver al velero de mayor tamaño (27.6 metros de eslora). Después de una clase teórica sobre cómo funcionan las salidas de regata soltamos amarras y acompañamos a los 60 u 80 veleros que harían (o intentarían al menos) la regata. Desde una posición retirada para no molestar pudimos ver cómo se daba la salida y los veleros ponían rumbo a Ibiza. En estas primeras maniobras no tuvimos demasiados problemas ya que teníamos un viento ligero y pronto Pepe, el capitán, puso rumbo a Ibiza y el grupo de 12 personas nos dedicamos a disfrutar de la costa sur del golfo de Valencia. Tras la cena y viendo que el viento caía sensiblemente, el capitán decidió que no tenía mucho sentido hacer el recorrido completo de la regata y que era mejor idea poner rumbo directo a San Antonio para así aprovechar mejor la jornada del viernes. Llegamos a San Antonio sobre las tres de la madrugada, aunque yo no me enteré porque me fui a la litera sobre la una y ¡me desperté por la mañana ya en Ibiza!

Salida de la Ruta de la Sal

La jornada del viernes la pasamos por la costa norte de Ibiza, practicando maniobras con la Goleta y llegando a la preciosa cala Portinatx donde echamos el ancla y disfrutamos de la comida y sobre todo de un excelente baño, aunque no todos se atrevieron. El agua aunque fría (no mucho) estaba excelente. Tras esta parada pusimos rumbo de vuelta hacia San Antonio y pudimos ver a los primeros barcos que llegaban de la ruta sur, el tiempo real de los primeros fue de nada menos que 26 horas. La vuelta fue tranquila y justo antes de entrar a puerto pudimos disfrutar de una puesta de sol espectacular. Dio la casualidad de que nos pusimos delante del famoso Café del Mar así que yo diría que más que taparles la puesta de sol, se la adornamos con un precioso velero :-)

Primer baño del año
Puesta de sol

El sábado salimos por la costa sudoeste de Ibiza, poniendo rumbo a las islas de Es Vedrà y Es Vedranell. Con el viento más o menos de proa tuvimos que hacer un buen número de maniobras para poder navegar contra el viento (bordos, se llaman). En este trayecto tuvimos una de las sorpresas del viaje, un grupo de delfines se animó a nadar en nuestra proa durante unos minutos para disfrute de todos, que nos hartamos de hacer fotos y vídeos. De esta forma poco a poco fuimos avanzando hacia estas dos islas y dado que el tiempo no acompañó en esta ocasión simplemente las rodeamos y pusimos rumbo de vuelta a puerto. Había que llegar pronto ya que había que arreglarse para la entrega de premios y la cena de la regata.

El domingo por la mañana muy temprano, a eso de las seis y media salimos de San Antonio con rumbo a Valencia. La vuelta fue la peor parte de la navegación de toda la actividad ya que con el viento de proa no se podía navegar a vela y tuvimos que hacer todo el trayecto de vuelta a motor. Fueron 12 horas con mar un poco picada y que a algunos les sentó un poco mal. Por suerte yo no me mareo yendo en barco (de momento) y pasé el viaje alternando entre las charlas con los compañeros, clases teóricas, siesteando o leyendo.

Y eso es más o menos todo, pasar cinco días con 14 personas que no conoces en un espacio más o menos reducido es siempre un reto, pero como hay ganas de pasarlo bien y aprender, toda la tripulación puso todo de su parte para que la convivencia fuera perfecta, pese a lo variado de las edades (entre los 20 y los 65 años más o menos) y las experiencias previas (de nula a gente que llevaba navegando 45 años). Por mi parte me quedo con ganas de más, sin duda. La Goleta es un barco estupendo, navega de cine y da juego para no darme por satisfecho con solo cinco días de navegación en ella. Hay muchas cosas pendientes para mí como aprender más sobre su instrumentación y manejo, así que estoy seguro de que esta no es mi última salida con la Goleta Tirant Primer. Espero que os haya resultado interesante, tengo más fotos en el album de Flickr. A ver si os animáis a participar en alguna de sus actividades, ya que no solo hacen salidas de cinco días sino también otras más cortas para aquellos que queráis probar la navegación a vela de forma menos comprometida. ¡Animáos!

Velas de la Tirant Primer

comments powered by Disqus