Posted on in reallife · 4 minutes

Hoy exactamente la empresa para la que trabajo cumple 20 años. Escribo sobre este tema aquí en mi blog personal y no en el del curro o en el geomatic porque bueno, quiero dar mi visión y prefiero un espacio que me es más propio y algo así como íntimo. Total aquí vienen a leer (supongo) aquellos a los que os importa un carajo lo que opino y no está digamos en un contexto más profesional donde podría interpretarse de alguna forma distinta o qué sé yo.

El caso es que así es, hace ya 20 años que Prode funciona como una empresa valenciana que da servicios informáticos, sobre todo a puertos pero también a administraciones públicas, etc. Yo llevo poco más de un tercio de ese tiempo en la empresa, ya que entré en marzo de 2006. Cuando empecé estábamos en una oficina que ocupaba un viejo piso en la calle Conde Salvatierra, en pleno ensanche de Valencia entre la Gran Vía Marqués del Turia y el Mercado de Colón. Cuando empecé éramos unas 25 personas más o menos, yo entraba en un pequeño equipo dedicado a temas geo. Mi papel fue el de intentar ocupar como buenamente pudiera el lugar de Carlos, un profesional como la copa de un pino que se había marchado de la empresa para seguir con un proyecto propio. Me pregunto cómo le irá. En fin nada, desde aquel 2006 hasta hoy la empresa ha cambiado bastante, en cierta manera a mejor y en otras a peor. Ahora es una empresa de unas 70 personas, de las que más o menos la mitad están fuera de la oficina principal, que ahora está junto al Mercado Central en el borde del barrio de Belluters. Me da rabia no conocer ni siquiera de cara a un buen número de mis compañeros, y más aún desde que soy uno de sus representantes como miembro del comité de empresa pero bueno, es lo que hay.

En estos años el equipo “geo” también ha crecido, siendo ahora unas 10 o 12 personas que trabajamos más o menos en proyectos comunes aunque dado nuestro rol bastante horizontal, en realidad trabajamos casi siempre en equipos formados con gente de otras áreas tecnológicas de la empresa. Vamos que somos los raritos de los mapas.

Cuando pienso en los malabarismos económicos que tienen que hacer desde dirección para mantener una empresa de este tamaño, sin fallar jamás en una nómina, simplemente alucino. En ese sentido los tres socios me parecen auténticos genios de la gestión, de la gestión del riesgo, de la gestión de la gente, de los proyectos, etc. Claro que hay veces que la cagan desde algún punto de vista concreto, pero creo que desde una perspectiva digamos amplia, Prode es todo un ejemplo de organización que crece manteniendo en la medida de lo posible sus señas o características de empresa pequeña. Claro que hay cosas que están mal, no son cosas específicas de la empresa en particular, son más bien del sector informático en general, que está hecho una mierda en España, sinceramente. De hecho creo que estamos mejor que la media en cuanto a condiciones laborales se refiere, por supuesto que hay cosas mejorables, cómo no, pero tampoco quiero ahora fijarme en eso.

Si algo destaca en la empresa, al menos en la oficina y como grupo humano, es la cercanía y el buen ambiente general que hay. Y si algo puede reflejar eso, es el hecho de que la gente que sale de la empresa sigue participando en las cenas, cervezas post-jornada y todo tipo de actividades que se organizan. La gente queda para salidas en bicicleta, participar en carreras deportivas, ir a la escuela de vela municipal, hacer senderismo y en realidad cualquier cosa que nos permita pasar juntos un rato fuera de la oficina. Supongo que estas cosas también se hacen en otras empresas, pero siempre me sorprende las ganas de hacer cosas juntos, no solo ya en un grupo de amigos más o menos cerrado sino todo lo contrario, siempre abierto a incorporar a la gente nueva o la vieja. Yo sin ir más lejos no llevo tanto tiempo participando de estas cosas, un año o así realmente.

En fin, no quiero alargar esto mucho más. Espero que esta época de crisis pase pronto y la empresa siga evolucionando. No sé si quiero que la empresa crezca, la verdad. Bueno sí lo sé, no me gustaría. Tampoco sé cuántos años más trabajaré en ella. Pero desde luego lo que sí sé es que me fío de la visión de la dirección y de la capacidad del gran grupo de profesionales que allí trabajamos para seguir creando buenos proyectos y aportando valor a la sociedad haciendo un trabajo honrado y competente.


comments powered by Disqus