Posted on in techie · 3 minutes

Hace tiempo que no escribo en el blog, vamos esta es la primera entrada del año y eso que he tenido algunas cosas de las que hablar. En fin, esto lo sabe cualquiera que tenga un blog, va a rachas y hay que ser muy constante para mantener un ritmo de publicación cosa que yo jamás he conseguido.

Un teléfono con menos distracciones
Pantalla principal del teléfono hoy, hasta sobra sitio

El caso es que ayer vi un artículo de un tipo que decidió por una semana eliminar de su teléfono móvil cualquier aplicación que tuviera que ver con el steraming de información. Es decir, decidió borrar cualquier aplicación que le enviara información a su teléfono. Con esto se refería a cualquier red social y también al correo e incluso al navegador. No se ha cambiado e móvil porque sigue usando la cámara, queriendo saber qué tiempo va a hacer y cosas así pero todo lo demás fuera. Esto me llevó a recordar las casi dos semanas que estuve sin teléfono móvil “inteligente” el verano pasado y cómo seguramente disfruté más de las vacaciones de esa manera. Así que voy a probarlo. He borrado todas las redes sociales, he deshabilitado el navegador y he dejado únicamente aplicaciones que no usan Internet para nada, aplicaciones para jugar, leer novelas, tomar notas, revisar tareas y cosas así. Vamos que fuera Youtube, Twitter, Facebook, correo y navegador. He dejado Foursquare porque es una red social en la que solo hago checkins y no me roba tiempo.

¿Por qué? Bien porque como dice el tipo del artículo, casi todo lo que podía hacer con esas aplicaciones en el teléfono lo puedo hacer cuando me siente delante de un ordenador o en la tableta en casa, cuando estoy por ahí no necesito (en general) tener acceso a nada de todo eso en ese preciso instante. Claro que puedo reinstalarlo todo en cualquier momento, y seguramente lo haga puntualmente, pero me parece interesante probar a pasar sin esos ladrones de tiempo cuando no estoy en casa o en el trabajo, es decir cuando voy en autobús, salgo a cenar, quedo con amigos, etc. Como realmente casi no uso aplicaciones de mensajería (no tengo una vida social tan activa) pues no las he borrado porque no me roban tiempo, ni estoy revisándolas o dando la brasa a nadie cuando me aburro.

¿Cuánto durará esto? Pues me he puesto una semana como el tipo del artículo. Él no se las volvió a instalar, o eso dice. Como es una semana un poco rara porque hoy lunes y mañana son festivos, puede que alargue un poco más el asunto y haga balance la semana que viene. Si realmente me provoca situaciones incómodas (que lo dudo) volveré a instalar las que hagan falta. Si solo me molesta me lo tomaré como algo que tengo que solucionar, en plan terapia de autocontrol y listo, a ver qué pasa. Por supuesto habrá situaciones como en congresos o algún viaje donde tener ese tipo de aplicaciones sea algo necesario para poder sacar más partido del tiempo, organizarme y tal, pero no veo en mi día a día que haga falta tener todo eso en el móvil, así que nada, lo pruebo y tal vez más adelante cuente qué tal me ha ido. Si me vuelvo a instalar todo tampoco me voy a hacer el harakiri :-).


comments powered by Disqus