Posted on in reallife · 3 minutes

Yo me iba a dormir. Os juro que estaba tendiendo una colada y me iba a dormir. Pero le daba vueltas a la cabeza y no había manera, es de esas veces que dices «ya sé que a nadie le importa una mierda lo que yo piense, pero si no escribo algo reviento». Y es que yo estaba pasando una tarde agradable, me había ido de compras con mi madre por Valencia, me habían regalado un par de sombreros majos, me he comprado un Carcassone para con suerte echar alguna partida por ahí, yo qué sé, estaba relajado. El caso es que no sé si antes o después de cenar, pero voy y enciendo el (maldito) móvil y pienso «bueno, a ver qué se ha roto hoy»; una frase por otra parte muy mía, que mis compañeros de curro me oyen a menudo.

Con la semanita que llevamos con el tema de los recortes, los mineros y todo eso uno piensa que es difícil que se nos meen encima todavía más pero ¡no!. Aaayyyy chaval, parece mentira que no sepas que vives en Españistán, donde el esperpento no tiene límite y toda esperanza de decencia en aquellos que nos representan se perdió hace mucho.

El caso por si alguno no se ha enterado aún, es que la señora Andrea Fabra, hija del presidente de la diputación de Castellón y diputada de la nación, tuvo un pequeño desliz en el preciso momento en el que ella y sus compañeros de partido muy alegremente aplaudían unos recortes históricos; del tipo de recortes que en otros gobiernos provocan un inaudito llanto, hablo de la ministra de trabajo italiana. El desliz es, desde ya, un auténtico instant classic del esperpento nacional, el por otro lado muy español «¡que se jodan!».

Que digo yo vamos a ver, esta señora es miembro del congreso de los diputados del gobierno de España. Y así, siguiendo mi racha de razonamientos ingenuos y tontacos: ¿qué tipo de persona se supone que forma parte de ese organismo?. Bueno uno podría pensar que sobre todo alguien con un sentido del trabajo y del servicio al ciudadano muy acusado, con una gran empatía por las necesidades de la ciudadanía, que busca el equilibrio entre las necesidades de los diferentes sectores sociales, que anhela el bien común, el respeto al resto de organismos de la administración pública y algunas cosas más que a estas horas no alcanzo.

Está claro que cada uno trabajará con su ideología, con su manera de entender cómo alcanzar esas metas aplicando un ideario u otro, pero por encima de ese ideario están esos, oh!! otra vez esa palabra!!, por encima están los PUTOS VALORES. Y esta señora nos ha demostrado cuáles son los suyos. Yo no tengo claro si se refiere a los funcionarios, si se refiere a los parados o se refiere a sus rivales políticos. ¿Pero qué más da?. Lo que sí tengo claro es que ha tocado los cojones y los ovarios a todo el país con tres palabras como hacía tiempo no había visto. Ya veremos cómo se levanta mañana esta señora (porque me da que va a dormir la mar de bien) cuando vea que ha provocado las iras de tanta gente. Igual hasta se parte el culo de risa, no me esperaría menos.


comments powered by Disqus