Posted on in readings , geo

Aunque ya la jornada convencional, todavía hace demasiado calor en Aldaia así que aguantamos en el chalet de mis padres acantonados huyendo del calor que no se resiste a largarse de Valencia y alrededores.

Así que tras terminar La Serpiente Roja vuelvo a Una Breve Historia de Casi Todo pero no es una novela, es un libro de divulgación que, aunque muy bueno, no me apetece leer todo de golpe (tiene como 600 páginas!!) así que estaba con ganas de empezar una nueva novela.

Y para mi sorpresa Aida me ha regalado un libro del que iba detrás desde hace ya bastante tiempo y que no había tenido oportunidad de comprar. Se trata de La Medida de Todas las Cosas (Ken Alder, ed. Taurus). Es un libro que trata sobre la historia de dos astrónomos/geodestas que recibieron el encargo justo después de la Revolución Francesa de hacer una serie de mediciones geodésicas y astronómicas para resolver un problema que revolucionaría el mundo a todos los niveles: la determinación inequívoca del metro.

Durante la Revolución coincidieron en el tiempo y el espacio (Francia) importantes científicos: Lavoisier, Legendre, el cuarto Cassini y estos dos hombres particulares: Delambre y Mechain. Pero el motivo del libro es tanto contar la historia de las mediciones como del error que uno de ellos cometió en sus cálculos y que casi lo vuelve loco.

Se decidió que la definición del metro no sería arbitraria ni ligada a la decisión de ningún hombre, estaría unívocamente ligada a nuestra Tierra como la diezmillonésima parte de la distancia recta entre el polo y el ecuador terrestres. Para ello estos hombres deberían medir una serie de triángulos que unirían las ciudades de Dunkerke y Barcelona.

Acabo de empezar el libro, así que no puedo decir mucho, pero se siente cierto orgullo profesional al pensar que en cierta manera mi profesión (formalmente Ingeniero en Geodesia y Cartografía, aunque me dedique nada a la primera y algo a la segunda) hereda de estos hombres excepcionales, en una época donde la ciencia empezaba a abarcar tantos conocimientos que los ilustrados ya no podían abarcar todas las disciplinas y empezaban a aparecer los verdaderos padres de las diferentes ciencias, como Lavoisier lo fue para la química.

Por otro lado, este libro lo descubrí por primera vez de la mano del que fue, según todas y cada una de las personas que me lo han descrito) un gran profesor y profesional, el profesor catedrático Rafael Ferrer Torío, de la Escuela de Ingenieros de Caminos de la Universidad de Cantabria. Rafa (como todo el mundo le llamaba) murió este año tras una larga enfermedad, pero yo le conocí hace ya unos cuantos años por ser el jefe de un compañero de carrera, durante unos cursos de Verano en Reinosa. Era un hombre apasionado por la cartografía y la geodesia, gran docente y en definitiva una buena persona que vivía para la Universidad.

En fin, dado que no abundan las novelas/ensayos sobre Geodesia y Astronomía, intentaré disfrutar de la historia. Por cierto que me han comentado que el documental que salió de este libro se programó hace no mucho por alguna televisión, una lástima no haberlo pillado, si alguien ha llegado hasta aquí y sabe de algún sitio en el que se pueda conseguir le estaré agradecido de que lo comente.


comments powered by Disqus